Lo que nos jugamos en el desayuno – Curiositatibus

Lo que nos jugamos en el desayuno

“No me apetece”, “no tengo tiempo”, “tengo que prepararlo yo mismo”, “tengo que desayunar solo”, “me sienta mal” o “estoy cansado”… Las razones que esgrimen los adolescentes para no desayunar son tan diversas como peligrosas para su salud, riesgo que se relaciona, incluso, con una mayor mortalidad. 

   Son las chicas, más que los chicos, las que omiten con mayor frecuencia esta comida. Esto puede ser consecuencia de la gran preocupación que existe en la actualidad por reducir el peso corporal, restringiendo drásticamente el consumo de alimentos. Además, en las niñas el desayuno es también nutricionalmente menos satisfactorio que en los niños.

   Sin embargo, las investigaciones apuntan a que la ingesta de un desayuno equilibrado contribuye a reducir el riesgo de futuras enfermedades cardiovasculares. De hecho, diversas Escuelas de Salud Pública americanas incluyen la falta del desayuno, junto con un excesivo consumo de alcohol, tabaquismo, obesidad, dormir menos de 7-8 horas, vida sedentaria y comer entre horas, entre las prácticas que pueden considerarse como factores de riesgo de una mayor mortalidad.

   Los cereales, por ejemplo, son imprescindibles en cualquier dieta pues además de suministrar vitaminas y minerales, aportan hidratos de carbono complejos (almidón), una importante fuente de energía, y contribuyen a mejorar la calidad nutricional de la dieta al equilibrar el perfil calórico que, recordemos, se define como el aporte calórico de los macronutrientes (proteínas, hidratos de carbono y lípidos) a la ingesta energética total.

   También puede ser una excelente ocasión para incluir las frutas cuyo consumo se recomienda encarecidamente en la mayoría de los países desarrollados por su alto aporte de vitaminas antioxidantes y otros componentes (pectinas, fructosa, carotenos, polifenoles, …) que parecen resultar especialmente beneficiosos en la prevención de las enfermedades degenerativas.

   Además, el consumo de frutas crudas va a tener una importante repercusión en la mayor biodisponibilidad de la vitamina C que, como sabemos, se destruye fácilmente cuando los alimentos son sometidos a los distintos procesos culinarios. Un desayuno variado, incluyendo cereales y frutas, puede aportar igualmente una adecuada cantidad de fibra frecuentemente deficitaria en la dieta de las sociedades desarrolladas, cuyo papel en la mecánica digestiva, favoreciendo el tránsito intestinal, o en la prevención de algunas enfermedades degenerativas, es bien conocido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies