Con Pelos en la lengua. El lenguaje nos define. – Curiositatibus

Con Pelos en la lengua. El lenguaje nos define.

Ni la colonia que usas, ni el último traje, ni las sesiones de gimnasio. Cómo nos expresamos es lo que más nos define ante los otros. Además, con el lenguaje detallamos y modificamos el mundo a nuestro aire. En definitiva, somos lo que hablamos.

Usa bien la lengua

No es idealismo, ni poesía; es tozudamente verdad. Lo que mueve el mundo son las palabras. Ni el dinero, ni el sexo. La novia está emperifollada, los testigos, vestidos como el muńequito de la tarta, y el juez, con el Código Civil en la mano. Pero si no pronuncias la fórmula Consiento, todo lo demás no hace cambiar nada, no estás casado. Es un ejemplo rígido, pero ilustrador del poder del lenguaje.

Pero la palabra nunca viaja sola

Sale de la boca de un hablante que gesticula y entona de cierto modo, lo que aporta significado al mensaje. Bien, pues yo me atrevería a decir que el 70 por cien me atrevería a decir que el 70 por ciento de nuestra imagen procede del modo en que nos expresamos, aventura Carmen Caffarel, directora del Departamento de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Pero Caffarel, fiel a las teorías de la llamada Escuela de Palo Alto (California, EEUU) y a los estudios de los ańos 70 de la psicóloga Flora Davis, va más lejos: La verdadera información la transmitimos en la comunicación no verbal, porque es la inconsciente y la que no controlamos. En los actos fallidos, prosigue, refiriéndose a gestos o movimientos total o parcialmente incontrolados, es donde sufrimos fuga de información.

Tacirupeca y el bolo

Caperucita y el lobo: esto significa el titular leído al revés. Jugar a inventar lenguajes no es sólo cosa de nińos. Cuando el profesor Aronnax y sus compańeros embarcaron en el Nautilus, se encontraron frente a dos hombres calzados con botas de mar de piel de foca y vestidos con ropas de un tejido especial que les dejaba completa libertad de movimientos. Uno de ellos se dirigió a su compańero en una lengua desconocida para el profesor. Era un idioma armonioso, flexible, sonoro, y cuyas vocales parecían estar sometidas a una acentuación variadísima. Más adelante, nos regalan unas extrańas palabras: Nautron respoc lorni virch. No es probable que Julio Verne pensara una lengua completa para esta frase, pero otros sí se han aplicado a esta titánica tarea.

Palabras prohibidas

Empezamos por esconder los términos que no nos gustan, y acabamos obsesionados por el lenguaje políticamente correcto.

De la misma manera en la que mucha gente ya no soporta el sabor de la leche pura, habituada como está a la pasteurizada o desnatada industrialmente, tampoco soporta ya el sabor de algunas palabras, sobre todo aquellas que nombran lo que no nos gusta. De ese modo, muchas de estas han ido desapareciendo de nuestro vocabulario, voluntariamente olvidadas o sutilmente eclipsadas por las que han venido a sustituirlas. 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Close
Ayudanos a mantener nuestra web
¡ Siguenos en facebook !